Contaminación y piel

1 comentario
ORIGENES Y TRATAMIENTOS POTENCIALES

Contaminación atmosférica: un peligro para la salud de tu piel.

La acción sinérgica de los prooxidantes ambientales amplifica el envejecimiento de la piel.

La piel es la interfaz media entre nuestro cuerpo y el ambiente externo. Actúa como una barrera biológica contra una variedad de contaminantes ambientales químicos y físicos. Se define como la primera defensa contra el medio ambiente por su exposición constante a los oxidantes, incluidos los ultravioleta (UV, UVA, UVB), infrarrojos (IR), luz visible (VL) y otros contaminantes ambientales como partículas finas, diésel y doméstico. gases de escape y gases de combustión de combustibles fósiles (gasóleo, carbón, gasóleo...), humo de cigarrillo (CS), hidrocarburos halogenados, metales pesados y ozono (O3).

 La exposición a prooxidantes ambientales induce la formación de especies reactivas de oxígeno (ROS) y la generación de moléculas bioactivas que dañan las células de la piel (1). En China, el número de visitas al hospital por problemas de la piel aumenta especialmente durante los episodios de contaminación atmosférica por ozono (2). Un estudio clínico reciente mostró que la contaminación agrava la dermatitis atópica, con partículas ultrafinas (PUF o UFP) que se sospecha que exacerban el fenómeno inflamatorio. 

En mujeres de tipo caucásico mayores de 70 años (3), la exposición a la contaminación se correlaciona con signos de envejecimiento de la piel, como manchas marrones y arrugas. Aunque aún no se conocen bien los mecanismos de los efectos de la contaminación sobre la piel, se han estudiado los diferentes componentes de la contaminación para comprender sus efectos muy nocivos (4)

Los diferentes contaminantes atmosféricos.

Se suele emplear el término "contaminación", pero globaliza la gran cantidad de compuestos que contiene. Está compuesto por contaminantes atmosféricos de los gases de escape (CO, SO2, hidrocarburos), emisiones relacionadas con la combustión (NO2), ozono formado por contaminantes transformados por los rayos UV. La contaminación alsp contiene partículas sólidas, y es probable que aquellas menores de 2,5 micrómetros alcancen los alvéolos de los pulmones y los rincones cutáneos más pequeños, como los poros.

Los principales contaminantes de la atmósfera se pueden dividir en dos grupos: gases y partículas sólidas (polvo, humos). Se estima que los gases representan el 90% de la masa total de contaminantes emitidos al aire y las partículas el 10% restante. 

La contaminación atmosférica es el resultado de muchos factores: la producción de energía, la agricultura intensiva, las industrias extractivas, metalúrgicas y químicas, el tráfico rodado y aéreo, la incineración de residuos domésticos e industriales, etc...

Los contaminantes de la atmósfera actúan a diferentes escalas: algunos compuestos gaseosos no tienen efecto local pero pueden alterar el equilibrio climático global, mientras que otros son particularmente virulentos para la salud local y regional pero tienen una influencia muy limitada en la atmósfera en su conjunto.

La contaminación del aire es más frecuente en áreas urbanizadas e industrializadas, no solo por la concentración de industrias y hogares domésticos, sino también por el movimiento de vehículos motorizados. La expansión de las grandes ciudades tiene como corolario unas necesidades de transporte cada vez más numerosas. También está la quema de vegetación tropical de la agricultura de tala y quema que libera hollín, dióxido de carbono, monóxido de carbono, hidrocarburos, óxido nítrico y dióxido de nitrógeno.

Esta contaminación sigue siendo una de las más importantes. La contaminación es por tanto un fenómeno múltiple y complejo de comprender en su totalidad.

Contaminantes del aire y sus impactos en la piel. 

Contaminantes

Origen

Impactos en la piel

 

Oxido de nitrógeno

NOx

NOx = NO + NO2

 

Todas las combustiones a alta temperatura de combustibles fósiles (carbón, fuel oil, gasolina). El monóxido de nitrógeno NO emitido por los tubos de escape se oxida en el aire y se convierte en dióxido de nitrógeno NO2, que es un contaminante secundario en un 90 %.

 

 

Aumento de la aparición de manchas de pigmento (+ 10 µm3 -> + 25% de manchas de pigmento)

 

 

Hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y compuestos orgánicos volátiles (COV)

 

 

 

Combustión incompleta, uso de disolventes (pinturas, colas) y desengrasantes, productos de limpieza, llenado de depósitos de automóviles, depósitos...

 

 

 

 

Cáncer de piel (carcinoma) si contacto directo (5)

 

 

 

 

Ozono (O3)

 

Contaminante secundario, producido en la atmósfera por la radiación solar por reacciones complejas entre determinados contaminantes primarios (NOx, CO, COV) y principal indicador de la intensidad de la contaminación fotoquímica

 

 

Provoca la aparición de arrugas. Provoca inflamación de la piel: la piel se irrita y reacciona.

 

 

 

 

Partículas o polvo en suspensión (PM)

 

Combustión industrial o doméstica, diésel y transporte natural por carretera (vulcanismo, erupciones) Clasificados según su tamaño:

- diámetro PM10 <10 µm (retained at the nose and upper lanes)

- diámetro PM2.5 <2.5 µm (penetrate deeply into the respiratory system)

 

 

Puede causar irritación y alergias.

 

 

 

 

 

Dióxido de azufre (SO2)

 

 

 

Combustión de combustibles fósiles (fuel oil, carbón, lignito, gasóleo…) La naturaleza también emite productos de azufre

 

 

Alteraciones de la película hidrolipídica de la piel que provoca irritación de las mucosas y de la piel

 

 

 

 

Monóxido de carbono (CO)

 

 

 

 

Combustión incompleta (gas, carbón, petróleo o madera) y vehículo

escape

 

Responsable de la hipoxia tisular (falta de aporte de oxígeno a los tejidos) que ralentiza el metabolismo de la piel provocando:

- Tez apagada

- Envejecimiento de la piel Sequía

 

 

Metales pesados, plomo, mercurio, arsénico, cadmio, níquel

 

 

Proviene de la combustión de carbones, aceites, basura y algunos procesos industriales

 

 

Ataca las membranas debilitándolas. Disminuye la oxigenación de los tejidos.

 

   

Manifestaciones clínicas de la contaminación en nuestra piel.

La exposición a una atmósfera cargada de ozono y contaminantes genera estrés oxidativo, con un brote de radicales libres y una reducción en el nivel de antioxidantes cutáneos clave como la vitamina E y la vitamina C (6).

En general, los efectos de la exposición a largo plazo a la contaminación intensa se manifiestan in vivo por una pérdida de luminosidad, una disminución de la hidratación de la piel, la erupción de enrojecimiento o acné y, especialmente, un envejecimiento prematuro.

Los estudios demostraron que las mujeres que viven en áreas urbanas tienen arrugas más profundas y más manchas de pigmento en la cara que las mujeres que viven en el campo (7). 

La contaminación provocaría una secreción excesiva de sebo (8), haciendo que la piel sea más grasa y propensa a las imperfecciones, haciendo que la tez se vuelva más apagada, provocando un envejecimiento prematuro de la piel con arrugas más profundas, más manchas de pigmento y flacidez de la piel (9). El efecto cóctel de contaminantes ataca las membranas de las células de nuestra piel haciéndolas más reactivas y sensibles, lo que aumenta el riesgo de desarrollar eccemas, dermatitis o psoriasis. 

Soluciones para luchar contra los efectos de la contaminación.

El ritual de limpieza de la piel es un elemento esencial para mantener la piel sana. El estilo de vida urbano tiende a perturbar las funciones esenciales de nuestra piel, haciéndola más grasa, apagada y fácilmente propensa a las imperfecciones. En primer lugar, es fundamental limpiar la piel en profundidad para eliminar las partículas y restos que se depositan en nuestra piel, antes de aplicar cualquier otro cuidado.

 Por ello, la acción de los contaminantes sobre la piel debe neutralizarse y nuestras células deben protegerse del estrés oxidativo. En Alphascience hemos trabajado en combinaciones de activos que actuarán sobre la mayoría de los contaminantes, su acción sinérgica con los rayos UV y el estrés oxidativo:

  • Ácido L-ascórbico: limita el daño al ADN celular relacionado con los rayos UV (10). Es un poderoso antioxidante.
  • Ácido Fítico: regula la desregulación del sebo por contaminación (11), transforma los metales en sales inertes (12), neutraliza el efecto de los PAH, regula la producción de melanina.
  • Ácido tánico: quelante de metales (13), actúa en sinergia con la vitamina C y potencia su actividad antioxidante al inhibir la reacción de Fenton (14).
  • Ginkgo biloba: mejora la irrigación de los tejidos para mejorar la luminosidad de la tez, para compensar los efectos del monóxido de carbono.
  • Ácido ferúlico: repara el daño celular relacionado con los rayos UV y la contaminación (15).

Estos activos también son poderosos antioxidantes que actúan en sinergia para neutralizar el estrés oxidativo asociado con la combinación de los rayos UV y la contaminación. Para ir más allá, es necesario medir el impacto a nivel celular de la piel de la combinación de UV y contaminación, así como la eficacia de los activos. Los equipos científicos de Alphascience están desarrollando un estudio clínico novedoso sobre estos temas. 

El autor: Alfred MARCHAL, PhD en química orgánica y MBA, es un experto en antioxidantes y medicina estética reconocido internacionalmente. Cuenta con 35 años de experiencia académica en I+D de síntesis orgánica farmacéutica y fitofármacos. Autor de numerosos artículos científicos y patentes en particular para la vitamina C, la vitamina K y el ácido hialurónico. Dirige el Departamento de Investigación de ALPHASCIENCE y es miembro del directorio de compañías farmacéuticas.  

 Bibliografía:

  1. Jérémie Soeur*, J-P. Belaïdi, C. Chollet, L. Denat, A. Dimitrov, C. Jones, P. Perez, M. Zanini, O. Zobiri, S. Mezzache, D. Erdmann, G. Lereaux, J. Eilstein, L. Marrot. Estrés por fotocontaminación en la piel: las trazas de contaminantes (PAH y partículas) alteran la homeostasis redox en los queratinocitos expuestos a UVA1. Revista de Ciencias Dermatológicas 86 (2017) 162-169.
  2. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno A. Bernard, Ph.D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  3. Frederic Flament, Roland Bazin, Sabine Laquieze, Virginie Rubert, Elisa Simonpietri, Bertrand Piot, Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology 2013 :6 221–232
  4. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno A. Bernard, Ph.D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  5. www.thelancet.com/oncology Vol 10 Diciembre 2009
  6. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno
  7. A. Bernard, Ph. D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  8. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno A. Bernard, Ph.D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  9. Jean Krutmann, Dominique Moyal, Wei Liu, Sanjiv Kandahari, Geun-Soo Lee, Noppakun Nopadon, Leihong Flora Xiang, Sophie Seité, Dermatología clínica, cosmética y de investigación 2017 :10 199–204
  10. La contaminación como factor de riesgo para el desarrollo de melasma y otros trastornos de la piel de la hiperpigmentación facial: ¿hay argumentos que defender? Revista de Drogas en Dermatología. abril de 2015. Wendy E. Roberts MD FAAD
  11. Estimulación de la expresión del gen del colágeno por ácido ascórbico en fibroblastos humanos cultivados. ¿Un papel para la peroxidación lipídica? M Chojkier, K Houglum, J Solis-Herruzo y D A Brenner Dr Zhong, Universidad de Soongsil
  12. Efecto protector del ácido fítico contra la peroxidación lipídica del músculo redondo de res. BEOM JUN LEE, DELOY G. HENDRICKS
  13. Rice-Evans, 1995 y Liyana-Pathirana y Shahidi, 2006
  14. Rice-Evans, 1995 y Liyana-Pathirana y Shahidi, 2006
  15. Hyung Jin Hahn, Ki Bbeum Kim1, Seunghee Bae, Byung Gon Choi, Sungkwan An, Kyu Joong Ahn, Su Young Kim. El pretratamiento con ácido ferúlico protege a los fibroblastos dérmicos humanos contra la irradiación ultravioleta. Ann Dermatol, Vol.28, No. 6, 2016.

[idioma2]

ORÍGENES Y FORMAS DE TRATAMIENTO

Polución atmosférica  : un peligro para la salud de tu piel.

La acción sinérgica de los prooxidantes ambientales amplifica el envejecimiento de la piel. 

Nuestra piel es la interfaz principal entre nuestro cuerpo y el entorno externo. Actúa como una barrera biológica contra una variedad de contaminantes ambientales químicos y físicos.

Se define como nuestra primera defensa contra el medio ambiente debido a su constante exposición a oxidantes, incluyendo ultravioleta (UV, UVA, UVB), infrarrojos (IR), luz visible (VL) y otros contaminantes ambientales como partículas finas, diesel y gases de escape domésticos y gases de combustión de combustibles fósiles (gasóleo, carbón, diesel, etc.), humo de cigarrillo (CS), hidrocarburos halogenados, metales pesados y ozono (O3)

La exposición a prooxidantes ambientales conduce a  la formación de especies reactivas de oxígeno (ROS) y  la generación de moléculas bioactivas que dañan las células de nuestra piel[1].

En China, el número de visitas a  la hospitalización por trastornos de la piel aumentó durante los episodios de contaminación atmosférica por ozono[2]. Un estudio clínico reciente ha demostrado que la contaminación agrava la dermatitis atópica, con Partículas Ultrafinas (UFP o UFP) de las que se sospecha que exacerban el fenómeno de la inflamación. En mujeres caucásicas mayores de 70 años[3], la exposición a  la contaminación se correlaciona con signos de envejecimiento de la piel, como manchas oscuras y arrugas. Aunque los mecanismos de los efectos de la contaminación sobre la piel aún no se conocen bien, se han estudiado los diferentes componentes de la contaminación para comprender sus efectos muy nocivos[4]. 

Los diversos contaminantes atmosféricos.

Hablamos de contaminación, pero esta incluye una gran cantidad de compuestos. Contiene contaminantes atmosféricos de gases de escape (CO, SO2, hidrocarburos), emisiones relacionadas con la combustión (NO2), ozono formado  de los contaminantes transformados por los rayos UV. La contaminación comprende también las partículas sólidas más o menos finas, de diferente composición, incluidas las de tamaño inferior a  Es probable que 2,5 micrómetros alcancen los alvéolos pulmonares y los rincones más pequeños de la piel, como los poros.

Las principales sustancias que contaminan la atmósfera se pueden dividir esquemáticamente en dos grupos: gases y partículas sólidas (polvo, humo). Se estima que los gases representan el 90% de las masas globales de contaminantes liberados al aire y las partículas el 10% restante.

La contaminación atmosférica es el resultado de múltiples factores: la producción de energía, la agricultura intensiva, las industrias extractivas, metalúrgicas y químicas, el tráfico rodado y aéreo, la incineración de residuos domésticos e industriales, etc. ...

Los contaminantes atmosféricos actúan a  diferentes escalas: algunos compuestos gaseosos no tienen efecto local pero pueden perturbar el equilibrio climático planetario, mientras que otros son particularmente virulentos para la salud a nivel local y regional pero tienen una influencia muy limitada en la atmósfera en su conjunto.

La contaminación atmosférica es especialmente frecuente en las zonas urbanizadas y en las zonas de actividad, no sólo como consecuencia de la concentración de industrias y viviendas domésticas, sino también  debido al tráfico de vehículos  motor. La expansión de las grandes aglomeraciones tiene como corolario una necesidad cada vez mayor de transporte.

También hay incendios forestales tropicales de la agricultura de tala y quema, que liberan hollín, dióxido de carbono, monóxido de carbono, hidrocarburos, óxido nítrico y dióxido de nitrógeno. Esta contaminación sigue siendo una de las más importantes.

La contaminación es, por tanto, un fenómeno múltiple y complejo.  comprender como un todo.

 

Contaminantes del aire y su impacto en la piel.  

contaminantes

Origen

Efectos en la piel

  

Óxido de nitrógeno NOx

NOx = NO + NO2

  

Todas las combustiones en  altas temperaturas de los combustibles fósiles (carbón, fuel oil, gasolina). El óxido nítrico NO que emiten los tubos de escape se oxida en el aire y se transforma en dióxido de nitrógeno NO2 que se  90% un contaminante secundario

  

Aumento de la aparición de manchas pigmentarias

(+10 µm3 -> +25% manchas de pigmento)

  

Hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y compuestos orgánicos volátiles (COV)

  

  

  

Combustión incompleta, uso de disolventes (pinturas, colas) y desengrasantes, productos de limpieza, llenado de depósitos de automóviles, cisternas...

  

  

  

Cáncer de piel (carcinomas) si contacto directo[5]

  

  

  

Ozono (O3)

  

Contaminante secundario, producido en la atmósfera bajo el efecto de la radiación solar por reacciones complejas entre determinados contaminantes primarios (NOx, CO, COV) y principal indicador de la intensidad de la contaminación fotoquímica

  

Provoca la aparición de arrugas.

Provoca inflamación de la piel.  : la piel se irrita y reactiva

  

  

  

  

Partículas en el aire o polvo (PM)

  

Combustión industrial o doméstica, diésel y transporte natural por carretera (volcanismos, erupciones)

  

Clasificados según su tamaño  :

-               PM10 diámetro < 10  µm (retenido en la nariz y el tracto superior)

-               PM2.5 diámetro < 2,5  µm (penetrar profundamente en el tracto respiratorio)

  

  

Puede causar irritación y alergias.

  

  

Dióxido de azufre (SO2)

  

Combustión de combustibles fósiles (combustóleo, carbón, lignito, gasóleo, etc.)

La naturaleza también emite productos de azufre

  

Alteraciones de la película hidrolipídica de la piel que provoca irritación de las mucosas y de la piel

  

Monóxido de carbono (CO)

  

  

Combustión incompleta (gas, carbón, petróleo o madera) y escape de vehículos

Responsable de la hipoxia tisular (falta de aporte de oxígeno a los tejidos) que ralentiza el metabolismo de la piel provocando  :

-               tez apagada

-               Envejecimiento de la piel

Sequía

  

  

Metales pesados, plomo, mercurio, arsénico, cadmio, níquel

  

  

Provienen de la combustión de carbón, petróleo, residuos domésticos pero también de ciertos procesos industriales

  

Ataca las membranas debilitándolas.

Reduce la oxigenación de los tejidos.

  

    

Manifestaciones clínicas de la contaminación en nuestra piel.

La exposición a  una atmósfera cargada de ozono y contaminantes genera estrés oxidativo, con un brote de radicales libres y una reducción del nivel de antioxidantes cutáneos clave como la vitamina E y la vitamina C[6].

En general, los efectos de la exposición a  largo plazo a  La contaminación intensa se manifiesta in vivo por una pérdida de luminosidad, una disminución de la hidratación de la piel, la aparición de rojeces o acné y, sobre todo, un envejecimiento prematuro.

Los estudios han demostrado que las mujeres que viven en áreas urbanas tienen arrugas más profundas y más manchas de pigmento en la cara que las mujeres que viven en  el campo[7].

La contaminación provocaría una secreción excesiva de sebo[8], haciendo que la piel sea más grasa y propensa a las imperfecciones, haciendo que la tez se vuelva más apagada, provocando un envejecimiento prematuro de la piel con arrugas más profundas, más manchas de pigmento y una importante flacidez de la piel[9]. El efecto cóctel de contaminantes ataca las membranas de las células de nuestra piel, haciéndolas más reactivas y sensibles, lo que aumenta el riesgo de desarrollar eccemas, dermatitis o psoriasis.

Soluciones para combatir los efectos de la contaminación.

El ritual de limpieza de cutis es una parte fundamental para mantener una piel sana. El estilo de vida urbano tiende a  perturbar las funciones esenciales de nuestra piel,  hacerlo más graso, más opaco y más propenso a las imperfecciones. En primer lugar, es fundamental limpiar la piel a fondo para eliminar las partículas y restos que se depositan en nuestra piel, antes de aplicar cualquier otro cuidado.

Entonces, debemos neutralizar la acción de los contaminantes en la piel y proteger nuestras células del estrés oxidativo.

En Alphascience hemos trabajado en combinaciones de principios activos que actuarán sobre la mayoría de los contaminantes, su acción sinérgica con los rayos UV y el estrés oxidativo:

  • Ácido L-ascórbico  : limita el daño al ADN celular vinculado a los rayos UV[10]. Es un poderoso antioxidante.
  • ácido fítico  : regula la desregulación del sebo debido a  contaminación[11], transforma los metales en sales inertes[12], neutraliza el efecto de los HAP, regula la producción de melanina.
  • Ácido tánico  : quelante de metales[13], actúa en sinergia con la vitamina C y refuerza su actividad antioxidante al inhibir la reacción de Fenton.[14]
  • Ginkgo biloba  : mejora la irrigación de los tejidos para mejorar la luminosidad de la tez, para compensar los efectos del monóxido de carbono.
  • Ácido ferúlico  : repara el daño celular causado por los rayos UV y  contaminación[15].

Estos principios activos son también potentes antioxidantes que actúan en sinergia para neutralizar el estrés oxidativo ligado a  la combinación de UV y contaminación.

Para ir más allá, es necesario medir el impacto a nivel celular de la piel de la combinación de los rayos UV y la contaminación, así como la eficacia de los principios activos. Los equipos científicos del laboratorio Alphascience están en proceso de desarrollar  un estudio clínico sin precedentes sobre estos temas.

 

El autor: Alfred MARCHAL, doctor en química orgánica y MBA, es un reconocido experto internacional en el campo de los antioxidantes y la medicina estética. Cuenta con 35 años de experiencia universitaria en I+D+i en los campos de síntesis orgánica farmacéutica y productos fitosanitarios. Escribió importantes artículos sobre sus descubrimientos sobre la vitamina C, la vitamina K y el ácido hialurónico. Dirige el departamento de investigación de ALPHASCIENCE y es miembro del directorio de compañías farmacéuticas.

 Bibliografía:

  1. Jérémie Soeur*, J-P. Belaïdi, C. Chollet, L. Denat, A. Dimitrov, C. Jones, P. Perez, M. Zanini, O. Zobiri, S. Mezzache, D. Erdmann, G. Lereaux, J. Eilstein, L. Marrot. Estrés por fotocontaminación en la piel: las trazas de contaminantes (PAH y partículas) alteran la homeostasis redox en los queratinocitos expuestos a UVA1. Revista de Ciencias Dermatológicas 86 (2017) 162-169.
  2. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno A. Bernard, Ph.D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  3. Frederic Flament, Roland Bazin, Sabine Laquieze, Virginie Rubert, Elisa Simonpietri, Bertrand Piot, Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology 2013 :6 221–232
  4. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno A. Bernard, Ph.D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  5. www.thelancet.com/oncology Vol 10 Diciembre 2009
  6. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno
  7. A. Bernard, Ph. D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  8. Jean Krutmann, M.D., Anne Bouloc, M.D., Ph.D., Gabrielle Sore, Ph.D., Bruno A. Bernard, Ph.D. El exposoma del envejecimiento de la piel. Revista de ciencia dermatológica 85 (2017) 152–161
  9. Jean Krutmann, Dominique Moyal, Wei Liu, Sanjiv Kandahari, Geun-Soo Lee, Noppakun Nopadon, Leihong Flora Xiang, Sophie Seité, Dermatología clínica, cosmética y de investigación 2017 :10 199–204
  10. La contaminación como factor de riesgo para el desarrollo de melasma y otros trastornos de la piel de la hiperpigmentación facial: ¿hay argumentos que defender? Revista de Drogas en Dermatología. abril de 2015. Wendy E. Roberts MD FAAD
  11. Estimulación de la expresión del gen del colágeno por ácido ascórbico en fibroblastos humanos cultivados. ¿Un papel para la peroxidación lipídica? M Chojkier, K Houglum, J Solis-Herruzo y D A Brenner Dr Zhong, Universidad de Soongsil
  12. Efecto protector del ácido fítico contra la peroxidación lipídica del músculo redondo de res. BEOM JUN LEE, DELOY G. HENDRICKS
  13. Rice-Evans, 1995 y Liyana-Pathirana y Shahidi, 2006
  14. Rice-Evans, 1995 y Liyana-Pathirana y Shahidi, 2006
  15. Hyung Jin Hahn, Ki Bbeum Kim1, Seunghee Bae, Byung Gon Choi, Sungkwan An, Kyu Joong Ahn, Su Young Kim. El pretratamiento con ácido ferúlico protege a los fibroblastos dérmicos humanos contra la irradiación ultravioleta. Ann Dermatol, Vol.28, No. 6, 2016.

      1 comentario

      • Publicado en por Yonqrilia

        “Творческая Лаборатория DedicateT”

      Dejar un comentario

      Todos los comentarios del blog se verifican antes de su publicación.
      Haga clic en Aceptar cookies para continuar usando el sitio.
      ¡Te has suscripto satisfactoriamente!
      Este correo ha sido registrado